Teme por su vida hacker de “Football Leaks” que será extraditado

+El tribunal de Budapest notificó al joven Rui Pinto que será enviado a  Portugal

 

+Entre otros, develó el fraude a la Hacienda española por el que Cristiano Ronaldo pagó 19 millones de euros

 

+Tuvo en sus manos 70 millones de documentos  

 

+Podría enfrentar hasta 10 años de cárcel           

 

Ciudad de México, 06 de marzo (BALÓN CUADRADO/agencias).- El tribunal de Budapest ha determinado la extradición a Portugal del joven luso, Rui Pinto. Se trata del hacker que filtró documentos a la plataforma Football Leaks. De ser hallado culpable podría recibir una pena de 10 años de prisión.

Pinto fue arrestado a mediados de enero en Budapest en aplicación de una orden de detención europea en la que se le acusaba de “haber cometido delitos realizados con instrumentos informáticos”.

Según informó el tribunal que lleva el caso, Pinto ha apelado la decisión.

Durante su declaración hoy ante el juez, Pinto pidió que no se le extradite y aseguró que las autoridades de Portugal quieren que le “pase” algo.

“Es cuestión de vida y muerte”, afirmó, según el portal informativo index.hu. Este martes el Tribunal Metropolitano de Budapest ha dado luz verde a su extradición.

El pirata informático ha sido acusado de intento de extorsión a empresas y clubes de futbol, así como de robo de datos estatales y de otras instituciones.

Según la orden de detención, Pinto estaría relacionado con la filtración de informaciones en la página Football Leaks, para hacer conocer las actividades ilegales en federaciones de futbol, señala el tribunal.

Tras su arresto en Budapest el pasado 16 de enero, las autoridades portuguesas pidieron su extradición, bajo la acusación también de haber hackeado centenares de direcciones electrónicas y haber conseguido la grabación de miles de charlas telefónicas.

image.png

(Altivo Cristiano Ronaldo tras pagar multa por evasión fiscal de 19 millones de euros a la Hacienda española)

Uno de los casos que más eco tuvo fue la publicación de los detalles de un acuerdo extrajudicial entre la modelo Kathryn Mayorga y Cristiano Ronaldo sobre un supuesto caso de violación.

El abogado de Pinto, William Bourdon que también defiende a Edward Snowden, reconoció el pasado mes que su cliente es el “hacker”, que operaba con el seudónimo “John”, que se hizo con unos 70 millones de documentos, algunos de los cuales han sido el origen de causas judiciales por evasión de impuestos.

En una entrevista con el semanario alemán “Der Spiegel”, el letrado admitió que Pinto cumple los requisitos para que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo considere un difusor de secretos de interés público, ya que gracias a las revelaciones de Football Leaks “las arcas públicas de muchos Estados europeos” han incorporado “muchos millones de euros”.

En esa charla, el abogado alertó de que si Hungría extraditaba a Pinto, se correría el “riesgo” de que muchos fiscales e inspectores de Hacienda perdieran “la posibilidad de examinar todos los documentos y emplear a Pinto como testigo”.

El director de la Unidad de Combate del Cibercrimen de la Policía Judiciaria portuguesa, Carlos Cabreiro, explicó que algunos de los delitos que se le imputan como extorsión, acceso ilegal a información, violación de secreto y prácticas perniciosas para el Estado conllevan penas de hasta diez años de cárcel.

LA HISTORIA

En diciembre de 2016 la página web elmundo.es  y otros 11 medios europeos miembros de la red European Investigative Collaborations (Colaboraciones de Investigación Europeas, EIC por sus siglas en inglés) empezaron a publicar noticias sobre los métodos que las estrellas del futbol utilizaban para cometer fraude fiscal.

image.png

(Neymar, otros de los jugadores involucrados en el juego sucio extracancha)

Las informaciones se basaron en 18,6 millones de documentos filtrados -conocidos colectivamente como Football Leaks-, y permitieron la investigación de los posibles delitos fiscales cometidos por José Mourinnho, Neymar y Gareth Bale, y el procesamiento de Cristiano Ronaldo, que en enero tuvo que pagar una multa de casi 19 millones de euros tras quedar demostrado que había defraudado 14,7 millones de euros a la Hacienda española.

Los documentos incriminatorios fueron obtenidos por un hacker que durante años consiguió ocultar su identidad, pero en enero se desveló que el hombre detrás de Football Leaks es Pinto. Portugués de 30 años de edad que decidió utilizar sus conocimientos informáticos para desvelar la corrupción dentro del deporte que asegura amar.

La identidad del joven fue confirmada al ser detenido en Hungría a petición de la Fiscalía lusa, que le considera responsable de ataques a los sistemas informáticos del Sporting de Lisboa y de la entidad del fondo de inversión Doyen Sports, y de la posterior divulgación de documentos confidenciales, entre ellos los contratos de los jugadores del Sporting y del entonces entrenador del club, Jorge Jesús.

También se le sospecha de estar envuelto en el robo y la posterior filtración de cientos de correos electrónicos de la administración del F.C. Benfica.

‘NO SOY UN HACKER’

Aunque las autoridades lusas le consideran un criminal, y sus compatriotas defensores de Ronaldo le llaman sinvergüenza, Pinto afirma que un noble defensor del juego limpio.

“No soy un hacker. Soy un ciudadano que ha actuado para el bien del interés público”, aseguró en una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel, medio que encabezó la investigación de ‘Football Leaks’ llevada a cabo por la EIC.

“Mi único objetivo ha sido revelar las prácticas ilícitas que corrompen el mundo del futbol”, aclaró.

Los críticos ponen en duda esa integridad y aseguran que Pinto no es más que un pirata. Señalan que en 2013 el portugués fue detenido por hackear al Banco Caledonia, en las Islas Caimán, e intentar transferir 300.000 dólares a una cuenta ajena.

También afirman que antes de filtrar los documentos de Football Leaks el joven intentó extorsionar a Doyen Sports, ofreciendo mantener la información oculta a cambio de un pago sustancial.

image.png

(Gareth Bale, otro de los afectados por la filtración de documentos de Rui Pinto)

Pinto dice que no puede comentar el episodio de 2013. “Llegué a un acuerdo con el banco que conlleva una cláusula de confidencialidad, pero claramente no hubo comisión de un acto ilegal, pues sigo en libertad, sin antecedentes criminales”, y asegura que no extorsionó a Doyen Sports.

El portugués reconoce haber ofrecido devolver los documentos al fondo de inversión a cambio de dinero, pero dice que se trataba de una táctica para desvelar la corrupción de la entidad.

“Quería ver cuánto estaban dispuestos a pagar para encubrir lo que habían hecho. […] Nunca tuve interés alguno en el dinero; sólo quería demostrar hasta dónde estaban dispuestos a llegar. Pero supe que si les permitía comprar mi silencio, sería igual a ellos, así que les dije que se quedaran con su dinero”, ahondó.

Ante quienes le atacan por su papel en la condena de Ronaldo, un héroe nacional de Portugal, Pinto aclaró que no tiene una vendetta en contra del jugador: simplemente quiere que sea ético.

“Ronaldo es mi jugador favorito: me parece el futbolista más ‘completo’ de la historia. No obstante, su comportamiento fuera del estadio merece ser examinado en términos judiciales. Football Leaks ha servido esa función. Es un proyecto sin prejuicios, en el que nuestras simpatías dan igual.

“Filtrar información es eso. Es revelar hechos criminales que, de cualquier otra manera, estarían ocultos de la sociedad. Nuestra función es ofrecer información que permite realizar un debate público sobre los hechos y, en el mejor de los casos, hacer que las autoridades investiguen estos asuntos”.

Para Balón Cuadrado, el caso de  Rui Pinto es una de las caras del poliedro futbolístico del juego sucio, al amparo de la FIFA.

Pin It

Comments are closed.